Prostitucon las prostitutas se enamoran

Tras treinta años de profesión, Martina de la Terra solo es capaz de dedicar buenas palabras a sus clientes. Educados, correctos y sensatos son palabras que asocia a los hombres con los que tiene varios encuentros sexuales por dinero: La experiencia de Saisei-chan con sus clientes también refleja un contexto positivo. Sin embargo, lo que le molesta es que el cliente proyecte su culpa y cuestione a la profesional, en vez de asumir que él ha contratado el servicio.

El abolicionismo es la policía del sexo. Estas mujeres no se mueven en el escenario atroz de la trata de personas con fines de explotación sexual. Ejercen la prostitución de forma autónoma y defienden no solo su actividad sino también la libertad del cliente: Para Aeris las políticas abolicionistas que persiguen al cliente se traducen en una mayor vulnerabilidad para las trabajadoras sexuales: Al final es una cadena que se vuelve en nuestra contra.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Accede con Facebook Accede con Twitter. Click aquí para cancelar la respuesta. Debes loguearte para poder comentar: Accede con tu cuenta. Necesitan decirse que son ellas las que eligen, las que ponen el precio, las que son libres de entrar o salir cuando les apetece….

Y se lo dicen para no sentir dolor, para negar la tortura de la que son víctimas. Yo también me sostenía diciéndome a mí misma que era una trabajadora sexual. Y me di cuenta de que yo no vendía nada, porque nada era mío.

Aun después de muerta te siguen explotando. Lo primero que hace es romper tu identidad y convertirte en un objeto de uso y abuso. Empezando por tu cuerpo. Un cuerpo es un todo, pero sin embargo una puta sólo tiene boca, vagina y ano. Una puta no tiene clientes, porque no es un banco ni una tienda. Los que van de putas son "prostituidores". Nuestros maridos, nuestros hermanos, nuestros jueces, nuestros políticos, nuestros sacerdotes… Todo tipo de hombres.

Cuando eres puta, tu cuerpo no te pertenece, ni siquiera después de muerta". Sí, tengo un hijo de 21 años que nació años después de que dejara la prostitución. Cuando era puta lo que tuve fue cinco abortos. Pero trabajo para que esa rabia sea combustible para seguir peleando y pensando en la sociedad.

Esa rabia hace que yo no sea una mujer conformista. Y por eso lucho con todas mis fuerzas contra esa violencia que es la prostitución. Hay que educar a los niños contra la prostitución en los colegios, en primaria y en secundaria, en las universidades… Sólo así conseguiremos que los niños no se conviertan el día de mañana en prostituidores y que a las niñas no las conviertan en putas.

En primer lugar nuestros gobernantes. Una puta es el resultado de las políticas de quienes nos gobiernan. Si se cumpliera con el derecho a una vivienda, a la salud o a un trabajo, no habría prostitución. Si una mujer tuviera esos derechos, no sería puta.

Las agencias internacionales como el Banco Mundial que insisten en calificar a las putas como trabajadoras sexuales. En la prostitución se dan todos los síntomas del campo de concentración: Si los varones dejaran de ir de putas, esto se acabaría.

Hay cosas que recién empiezo a recordar. Los hombres saben que el cariño que les brindo depende del dinero que ellos me dan a cambio. Y se lo dicen para no sentir dolor, para negar la tortura de la que son víctimas. Pero trabajo para que esa rabia sea combustible para seguir peleando y pensando en la sociedad. La criminalización de la prostitución es la mejor forma de fomentar los abusos y propagar las ETS. Necesitan decirse que son ellas las que eligen, las que ponen el precio, las que son libres de entrar o salir cuando les prostitutas arganda prostitutas en jaén. De hecho, entra en la categoría de multitarea.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *